<< Volver

En clave baja

11 de julio

Esta serie de fotografías busca la detención de la mirada del espectador. Al ser imágenes en clave baja y de pequeño formato, quien mira, debe parar un minuto, adentrarse en la imagen y transformarse en un observador meticuloso. La serie está hilvanada por el misterio. Un misterio con el cual nos encontramos con él de pronto y sin saber cómo. Luego nos elude, se evapora y reemerge en la imagen siguiente. Este revelar y desaparecer no se puede explicar o comprender, tan solo se puede descubrir. Se trata de algo reservado, secreto y recóndito, propio de una imagen reflexiva. ¿Qué es una imagen reflexiva? Es aquella que nos conecta con la intimidad del momento fotografiado y nos muestra, a la vez, un reflejo de nosotros mismos. Al ocurrir esto, las fotografía pasan a ser una suerte de amuleto o de aleph, un destello huidizo en aguas oscuras.